miércoles, 21 de enero de 2009

episodios academicos pt.III

Cuando empezabamos con temas de matematicas un poquito mas en serio en el cole (con mas en serio me refiero a mas alla de aprenderse las tablas), lo primero que recuerdo era lo de "los castillos", que basicamente eran fraciones y mas fracciones operadas entre si, que habia que ir simplificando hasta llegar a un solo numero.

Recuerdo que nos ponian unos castillos que no cabian en el cuaderno, y cada paso era una linea... y la gente lo flipaba...

Menos yo, que se me daba de puta madre... creo que jamas erre un castillo en el colegio (no asi en la universidad, donde simplificar 4/8 podia ser una ardua tarea para mi).

Luego vinieron los sistemas y todas esas cosas... yo no hacia mas que sacar sobresalientes en matematicas, porque todos esos problemas me los pasaba yo por el forro de los cojones, y salian por el otro lado resueltos, sin ningun tipo de esfuerzo.

Y asi recuerdo una tarde, estando con mi vieja en una papeleria comprando yo que se, que en un arranque de prepotencia le dije:

"Yo no entiendo como la gente suspende las matematicas, mama, con lo faciles que son..." (siempre he sido bastante repelente, lo se)

Y mi madre, en su infinita sabiduria, me contesto:

"Ya veremos si piensas asi siempre"

Y mi madre de sabiduria, infinita que te cagas, pero aqui, a pesar de acertar meridianamente en su advertencia, la jugada le salio cantidad de rana.

Sobre todo porque aferrandome en esas pocas palabras que pronuncio mi madre, yo me eche a perder, llegado a la universidad no solo no aprendi, sino que ademas olvide todo lo que sabia hasta entonces, hasta el punto que de cualquier operacion del tipo "x elevado a y, multiplicado por j elevado a k", no sabia resolverla, y tenia que sustituir las letras por numeros, para recordar cual era la regla a emplear (y los numeros a la calculadora, por supuesto, a dia de hoy NO ME SE las tablas de multiplicar)

Mi madre me dio en una sola frase, la excusa, el permiso y la aprobacion para convertirme en un analfabeto numerico de tomo y lomo... lo unico que aprendi en aquel santo lugar, es que 4 y 7 suman lo mismo que 6 y 5, y que con dos figuras, siendo mano, te convierten en el puto amo.

Asi que me considero, con orgullo, por que no decirlo, uno de los pocos (por no decir unicos) ingenieros industriales que han obtenido su titulo sin saber derivar (de integrar ni hablamos, por supuesto), y poniendo en un examen que 7x7=63

4 comentarios:

Daniel dijo...

La pregunta del millón:
¿Cómo aprobaste matemáticas en la universidad sin saber derivar ni integrar?

Clark Kent dijo...

Las matemáticas, mi enemiga natural. Ellas me odian y yo las odio a ellas. Siempre he sido absolutamente cenutrio... aunque me precio de a día de hoy, ser de los pocos de mi curro que suman las facturas de los taxis mentalmente, voy mucho más rápido que con calculadora.

Para mi matemáticas significaba esto: "pedir el cuaderno al compañero de detrás antes de que me saquen a la pizarra". Debo acabar con ellas.

Gouglina dijo...

yo en el instituto si k sabia derivar e integrar...
la verdad es k las matematicas se me dieron siempre bien...

ahora... no me preguntes de la universidad... k ni papa... ya k no fui
:P

me acuerdo k en 3º BUP se me atraganto las mates (a parte de 6 asignaturas mas)...
pero en septiembre me la sake con notable... y tb me sake 5 mas... con lo k pase a COU con 2...
si es k cuando uno kiere...

Muse dijo...

jajajajajajja.

Cojonudo, queremos más episodios!!!